Los siniestros que se producen con más frecuencia en una comunidad de propietarios son, sin duda, los relacionados con los daños por agua. Para remediar estos incidentes tan habituales existe esta cobertura.

El objeto de esta garantía es localizar y reparar una conducción o tubería comunitaria, así como los daños que haya provocado en las zonas comunes de la comunidad, como por ejemplo en el portal, escaleras, los pasillos, etc…

La responsabilidad civil de daños por agua cubrirá los daños que (originados por la anterior situación) se provoquen en bienes de terceros. Por ejemplo en la pared del comedor de un vecino, un mueble de una vivienda particular, daños en la comunidad o finca colindante.

Cobertura de daños estéticos

Es recomendable que en la póliza de comunidad también se tenga contratada la cobertura de daños estéticos.

Supongamos que aparece un escape de agua y para su reparación y localización es necesario romper algunas baldosas. En este caso, la cobertura de daños estéticos es ideal, porque nos asegurará que en el caso de no existir baldosas iguales en el mercado, cambiará el alicatado necesario para igualar el paramento afectado.

Al realizar la póliza se fijará un límite de capital que como máximo se empleará en la reparación estética. Además, algunas entidades diferencian entre daños estéticos comunes y privativos.

Ejemplos cuando se establece la cobertura de daños

A veces la compañía puede exigir que se contrate la cobertura de daños por agua con una determinada franquicia, esto sucede sobre todo en edificios con cierta antigüedad.

En el caso de que se estableciera una franquicia de 200€ y se produjese un siniestro, la compañía solo cubrirá los gastos a partir de dicha suma. Es decir, no está obligado a pagar indemnización cuando el valor del daño no alcance la franquicia.

Por ejemplo, si los daños producidos por el siniestro están valorados en 300€ la compañía sólo pagará 100€, y el asegurado se hará cargo de los 200€.

La actuación de la franquicia

La franquicia actúa en dos sentidos; respecto al asegurado, hace que éste se interese en la prevención del riesgo, al hacerle que partícipe en una parte de los daños y respecto al asegurador, le evita un gran número de siniestros.

Puede encarecer la prima de la póliza

La contratación de la cobertura de daños por agua, puede encarecer mucho la prima de la póliza, no obstante, hay que señalar que es una cobertura esencial para una comunidad de propietarios.