El 10% de los incidentes en el hogar están causados por las instalaciones eléctricas. Según un informe de la ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) expone que la razón de estos incidentes es el estado defectuoso de las instalaciones. Teniendo en cuenta los riesgos que comportan las instalaciones es posible evitar accidentes en casa. En este artículo no solo hablamos de técnicas preventivas, sino también de cómo encontrar una tarifa que nos brinde seguridad económica.

Las tarifas más seguras

La seguridad en el hogar no es solo física, sino también económica. Contratar con comercializadoras de luz que nos aporten una garantía para la estabilidad del montantes de nuestras facturas puede ser más gratificantes que arriesgarse con las comercializadoras de luz que prometen ser más baratas. Con este objetivo nacen las tarifas con precios fijos anuales, cuyas precios son fijos durante todo el año para evitar sorpresas en las facturas. Sin embargo no todas las comercializadoras de luz ofrecen este tipo de tarifas. Algunas de ellas son HolaLuz, Podo o Endesa en Córdoba.

Una de las desventajas que presentan es que pueden resultar en algunos casos un 20% más caras que el resto de tarifas convencionales. Hoy en día contratar una tarifa es más fácil que nunca, ya que puede puede contratarse por teléfono o vía online. Aunque los que prefieran el trato personalizado pueden acudir a las oficinas de atención al cliente de HolaLuz, Podo o Endesa en Córdoba. Desde allí, un agente podrá brindar toda la información posible sobre modalidades y tipos de tarifas de luz.

Riesgos de las instalaciones eléctricas

A pesar de que el deficiente estado de los suministros eléctricos pueden desencadenar accidentes, con frecuencia se repiten una serie de malas praxis que no deben hacerse en ningún caso. A continuación se explica más concretamente qué errores conviene evitar a través de las causas de accidentes eléctricos o de electrocuciones más comunes:

  • Manipulación con negligencia para defraudar a un seguro.
  • Manipular utensilios eléctricos con las manos mojadas.
  • Manipulación deficiente de las tomas de corriente.
  • Cables desprotegidos, pelados y rotos.
  • En el caso de los menores, es especialmente peligro morder los cables o meter los dedos en las tomas de corriente.
  • Sobrecargas por aparatos eléctricos en un estado defectuoso.

El correcto uso de los suministros e instalaciones eléctricas y el comportamiento preventivo es clave para evitar un accidente por electrocución. Sin embargo, a causa del estado deficiente de las instalaciones o como consecuencias de sobrecargas en la red eléctrica general, estos incidentes tienen lugar sin que tengamos alguna responsabilidad en ello.

Por esta razón es importante tener un seguro eficiente para poder encontrar una solución ante cualquier problema. ¿Quieres saber más sobre accidentes relacionados con instalaciones eléctricas? Te invitamos a leer el siguiente artículo para aprender a prevenir este tipo de accidentes.