El impago del alquiler es uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el propietario de cualquier vivienda alquilada en nuestro país. Si es tu caso, te alegrará saber que puedes reducir los efectos que te puede ocasionar un inquilino moroso mediante la contratación de un seguro de impago de alquiler.

¿En qué consiste un Seguro de Impago de Alquiler?

La cobertura estrella de los conocidos como seguros de impago de alquiler es aquella que se hace cargo de las deudas que los inquilinos puedan generar con el propietario de la vivienda. Eso sí, debes tener en cuenta que el seguro te indemnizará con el importe correspondiente siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones:

Condiciones que deben cumplirse para poder tener cobertura:

Solvencia del inquilino

La aseguradora debe participar en la elección del inquilino a través de un estudio para saber si se trata de una persona solvente.

Listado de morosos

El inquilino no puede figurar en ningún listado de morosos.

Relación entre ingresos y alquiler

El valor anual del alquiler no debe superar el 45% de los ingresos del arrendatario al cabo del año.

Contrato

El contrato debe tener una vigencia mínima de un año.

¿Si el inquilino no paga?

Rentas no pagadas

Efectivamente, si aun tomando las precauciones oportunas el arrendatario se niega a pagar el alquiler, este seguro responde con la cantidad equivalente al importe de las rentas pendientes.

Además

Desperfectos

Además, el seguro de impago de alquiler te protege frente al inquilino en otra serie de circunstancias. Si éste provocara desperfectos de manera intencionada sobre la vivienda, su valor quedaría cubierto por la póliza.

Asistencia jurídica

Y, en caso de que, por ejemplo, te vieras envuelto en un juicio por cualquiera de estos temas, tienes a tu disposición un equipo de profesionales para ofrecerte asistencia jurídica personalizada.

Tu casa protegida, como todas las demás (o mejor)

El seguro de impago de alquiler incluye coberturas similares a las de los seguros de hogar convencionales. Así, los daños que pueda sufrir tu vivienda alquilada estarán cubiertos ante accidentes como incendios, fugas de agua o daños eléctricos. Si por ejemplo se parte el cristal de una mesa o de una ventana, este seguro se haría cargo de la reposición, independientemente de cuál haya sido la causa.

Recuerda que las coberturas que te protegen ante daños en tu vivienda tienen tanta importancia como la garantía de impago de alquiler, ya que en una vivienda de este tipo hay más riesgo de que se produzca este tipo de accidentes y te pueden ocasionar una merma económica importante.

Todo aquel propietario que tiene una vivienda sin utilizar, puede estar ahora más tranquilo al decidir alquilarla, ya que gracias a este tipo de pólizas tendrá cubiertos riesgos que posiblemente le preocupaban. Nos estamos refiriendo a los que hemos ido nombrando al explicar las posibles coberturas de la póliza: impago de rentas, reparación de los desperfectos que pueda causar el inquilino en caso de actos vandálicos (no estarán cubiertos otros accidentales) y asistencia jurídica.