Un seguro de hogar cubre la vivienda habitual ante posibles desperfectos o daños que puedan producirse. Tanto el garaje como el trastero forman parte de la vivienda habitual, pues así queda constancia generalmente en la escritura de la vivienda.

No todos los seguros incluyen por defecto la cobertura del garaje y el trastero. Muchos sí lo hacen, pero otros seguros lo incluyen dentro de pólizas opcionales. Es importante que el asegurado conozca si el garaje y el trastero están cubiertos por la póliza de la vivienda.

¿Y si me roban el trastero?

Si se ha sufrido un robo en un trastero es fundamental conocer si se cuenta con una cobertura para el mismo. Como se ha comentado, no todos los seguros lo cubren, aunque lo más normal es que de una manera u otra sí queden cubiertos.

En los últimos tiempos se vienen produciendo una serie de robos en trasteros y garajes, por lo que es recomendable asegurarlos en el caso de que todavía no lo estén.

Si se ha producido el robo en el trastero y este estaba asegurado el seguro nos indemnizará con la cuantía que viniera indicada en la póliza.

Consideraciones importantes sobre los seguros y los trasteros

 

Se debe verificar que tanto el garaje como el trastero están efectivamente cubiertos. También se deben cumplir con los requisitos que imponga el seguro, por ejemplo, tener una puerta con un mínimo de seguridad o con un cierre de seguridad.

El asegurado debe saber si están cubiertos los robos, roturas, posibles incendios, etc. No todos los seguros cubren las mismas cosas. Tampoco cubren con las mismas cantidades económicas, por tanto, el usuario debe conocer esos límites y lo que guarda en el trastero, por si pudiera tener un valor superior.

Si el en trastero se guardan cosas de valor suele ser necesario declararlas, tanto por motivos de seguridad como para que puedan quedar cubiertas por su valor real. Por ejemplo, ha sido común en los últimos años el robo de bicicletas en los garajes. Si tenemos un seguro que nos cubre por 2.000 € y nuestra bicicleta tiene un valor superior deberíamos haberla declarado o incluso haber contratado otro seguro específico para la bicicleta. Si no procedemos así la compañía nos indemnizará con lo pactado, 2.000 €, y no por el valor real de lo sustraído.

En el caso de estos bienes de valor elevado suele pedirse que se guarden algunas medidas de seguridad concretas. Por ejemplo, y en el caso de la bici, el seguro puede exigir que la bicicleta se guarde en el garaje, pero con un candado o con algún tipo de anclaje que dificulte su robo.

Garajes y trasteros cubiertos por la comunidad

En ocasiones los seguros de la comunidad cubren tanto los garajes como los trasteros. En este caso el asegurado debería conocer esto para, si efectivamente la comunidad cubre los trasteros, no contratar un seguro de hogar que obligatoriamente proteja también el trastero.

O quizás el seguro de la comunidad sea un seguro estándar y a un cliente le interese tener más coberturas para su trastero. Eso ya depende de cada cliente. En cualquier caso no hay que olvidarse de él, pues en el ático se suelen guardar muchos objetos y la pérdida de ellos puede suponer un grave perjuicio para el propietario.